Mirror, mirror on the wall I am my mother after all

alexis texas dating black men Esta frase la vi en Pinterest y me quedo completamente grabada para siempre. Y es que cuando pienso en la relación con mis hijas (sobre todo la mayor) pienso en la relación con mi madre.

telephone meetic affinity Alguna vez les dijeron que las madres nos marcan para toda la vida?. Creo que no hay cosa más cierta que esta.

http://www.livingislam.co.za/vilki/1439 Mi mente puede recordar momentos desde que tenía 3 años, actualmente está es la edad que tiene mi hija mayor, a ratos es como ver una película en donde te das cuenta que ese protagonista vintage en sepia eres tu.

Recommended Reading Puedo decir que mi madre fue, es y será la persona que más admiro en este mundo. Ya que hemos vivido situaciones muy difíciles en donde nos enseño siempre a salir adelante y no perder el sentido del humor, pero así como la quiero con locura también tiene la capacidad de sacarme de quicio en dos segundos (mama sabes que es verdad), creo que es un tema generalizado en las relaciones madre – hija.

http://locus-studio.com/?privet=citas-mas-de-40&009=28 El punto es que con mi hija sucede lo mismo, y es aquí donde pienso que la única forma de aprender a convivir es resolviendo aquello que tenemos con nosotros desde muy adentro, y que simplemente no es responsabilidad de nuestros padres ya que hicieron lo que pudieron y conocían en ese momento por nosotros.

rencontre femme malgache toamasina Cuando era pequeña me gustaba que mama me hiciera dos colitas, una de cada lado. Nunca estaban perfectas, siempre me las quitaba y le pedía a mama que las volviera hacer, en ese evento podíamos durar unos cuantos minutos tratando de llegar a mi perfección deseada.

pop over to this web-site Ahora lo vivo todos los días, como un Déjà vu, como sí el destino dijera “recuerdas? aprende, aplica y resuelve”, y así muchos eventos se repiten, como el hecho de que no le guste la papaya porque para ella su olor no es agradable.

http://pierreduquoc.fr/?krempay=rencontre-amoureuse-a-madagascar&b5c=29 Con todo esto quiero decir que el trabajo de una madre no es nada fácil y no lo entiendes hasta que tienes hijos.

Seamos agradecidos con ellas, y entendamos que cada proceso es diferente, que hicieron y dieron todo por nosotros.

Ahora nos toca expresar y dar ese amor incondicional a nuestros hijos, amarlos, amarlos y amarlos. A nuestra forma, simplemente como sabemos y dejarles claro que para nosotros son y serán siempre los niños más deseados.

@madrededosninas